Consejos y recomendaciones

Los principios de la curación

By 1 agosto, 2019 agosto 22nd, 2019 No Comments

Los principios de la curación

Según el Dr. Bernard Jensen (Experto Médico de Medicina Natural), hay tres principios de curación que deben ser especialmente recordados:

Primer principio de la curación: El organismo debe tener un torrente circulatorio sano. Difícilmente se puede curar una persona de una enfermedad si está anémica. Cada célula de nuestro organismo depende de la sangre, y ésta debe mantenerse pura, libre de toxinas y con un buen recuento de glóbulos rojos para que llegue a todas las células de nuestro organismo.

Esto es fundamental para que la vida celular y sus estructuras puedan absorber los alimentos vitales. Hay que asegurarse de que esos nutrientes son absorbidos en el cuerpo y son debidamente asimilados para que la sangre pueda conducirlos a todas las estructuras del organismo.

Segundo principio de la curación: La sangre debe circular con la rapidez suficiente para que llegue a todos los órganos. No basta con que nuestra sangre contenga esos nutrientes vitales o esté libre de tóxicos, es necesario una correcta circulación para dar al organismo la oportunidad de reconstruir y reparar el cuerpo tan rápidamente como sea necesario.

Tercer principio de la curación: Proporcionar al organismo el descanso necesario

¿Ha notado como una persona enferma necesita acostarse y descansar? Cualquier dolencia que pueda conllevar una enfermedad se hace más liviana si la persona está en posición horizontal. Debemos dar a nuestro cuerpo el descanso necesario, las horas de sueño nocturno correctas, pero tampoco en exceso. Hablamos de descanso en todos los aspectos, también cuando no sentimos la sensación de hambre y nos encontramos empachados y sin ganas de comer, es decir cuando nuestro aparato digestivo también nos dice que tiene la necesidad de descansar. El ayuno es una de las principales terapias para la curación de las enfermedades. Hablamos de ayuno en todas sus variantes (físico, químico-alimentación y emocional).

Paliar los síntomas con medicamentos no es curar, es “barrer para debajo del felpudo”. Muchos creen haber curado un mal cuando en realidad lo han reprimido, el haber curado una dermatitis con cortidoides, por ejemplo, no cura la dermatitis, eso sí, te quita la erupción, la rojez, el picor… pero ¿a costa de que?, ¿donde van esas sustancias o lo que haya provocado la dermatitis? Lo que hacemos es incrustarlo, volverlo crónico. Los problemas permanecerán latentes para manifestarse más adelante ya en una forma crónica y más dificil de combatir.

Si conseguimos crear un terreno saludable, éste tendrá las reservas y la resistencia necesaria para hacer frente a las enfermedades. Constara de un sistema inmune competente que sepa atacar y frenar cuando sea preciso. Siempre debe existir una armonía. El terreno es la base de todo, al igual que con una planta cuidamos la calidad de la tierra, cantidad de luz y de agua, cuide su terreno al igual que el tiesto.

Conclusión

Hemos resumido de manera sencilla lo que implica la curación dentro de la Medicina Natural, podemos concluir que la limpieza y desintoxicación de nuestra sangre es lo primero que debemos hacer si deseamos curar una enfermedad. Si la sangre está pura, con una buena circulación y con una buena actitud mental no hay enfermedad. Para conseguir esto es indispensable la correcta alimentación; una alimentación que nos aporte los nutrientes vitales que necesitamos y que, no sólo, nos nutra correctamente, sino que nos depure de las toxinas acumuladas. Sin embargo, desgraciadamente nuestra sangre en la actual civilización se está convirtiendo en portadora de materias sintéticas y artificiales. No nos debería de extrañar que todas las enfermedades crónicas vayan aumentando, como está siendo el caso.

Es fundamental reconocer que sin un cambio en la dieta en la mayoría de los casos, nunca llegaremos a un estado óptimo de salud. La alimentación es el primer y principal medicamento con el que contamos. Si no la tenemos en cuenta, todo lo demás puede ser, si no un fracaso, no tan efectivo como quisiéramos.

No lo olvide, si no cambia sus hábitos alimenticios, y a veces también, sus costumbres diarias; y muchas veces hasta su personalidad o manera de ver la vida puede que no encuentre el camino hacia uno de los mayores bienes de los que disponemos: LA SALUD.

En próximos post iremos comentando consejos de alimentación saludable y buenos hábitos de vida que puedes hacer para cuidar tu terreno.

Leave a Reply